La chica de rojo

La chica de rojo

Sí chicas, desde mañana, el rojo debe ser el color oficial de toda mujer que quiera matar. Es científico, lo juro, lo acabo de leer en el diario Clarin de Argentina. El estudio lo hizo la Universidad de Rochester y fue publicado por la revista “Journal of Personality and Social Psychology”, lo que parece validarlo. “Nuestro estudio demuestra un paralelo en la forma en que se comportan los machos primates humanos y no humanos (…) De esta manera, nuestras conclusiones confirman lo que muchas mujeres han sospechado largamente: que los hombres actúan como los animales en el sexo”, señalanlos autores, Andrew Elliot y Daniela Niesta. Gran descubrimiento.
Noticias como ésta acaparan las secciones de tendencia, sociedad y salud de los diarios y portales informativos de todo el mundo, incluyendo los chilenos. Hoy por ejemplo El Mercurio nos informa que “el verde no discrimina entre pobres y ricos”. Según “investigadores británicos”, dice la nota, la brecha de la salud entre clases sociales se acorta cuando hay áreas verdes. Y La Tercera.cl reproduce un cable de Reuters que nos cuenta que el “riesgo de lesiones en niños disminuye cuando un abuelo está a cargo”.
El nuevo suplemento de Tendencias de La Tercera tiene incluso una pequeña sección llamada “ahora sabemos que…”. En su primera edición nos enteramos de que las mujeres se visten más sexys en los cinco días previos a la ovulación, que las personas con poco poder privilegian los símbolos de status y que los niños que hablan dos idiomas en sus casas tienen más tendencia a la tartamudez.
Los científicos producen toneladas de estudios de todo tipo y los periodistas solemos no tener las herramientas para poder discriminar la calidad de ellos. Pero sabemos que los lectores se sienten atraídos por este tipo de noticias cuando atañen a su vida cotidiana y por eso parecen ocupar cada vez más espacios en los medios. Mi impresión es que cuando se trata de salud o de niños, la gente presta especial atención. Luego el dato se traspasa entre los amigos, se convierte en conversación de sobremesa.
Pero hay estudios para todo. Y así como un día los científicos recomiendan tomar todos los días una copa de vino tinto para llegar a viejo, otro estudio que suena igualmente sólido cuestiona sus beneficios.
No digo que no deba escribirse sobre la gran cantidad de rarezas que se descubren cada día, pero me llama la atención cómo este tipo de notas ha ido ganando espacio en los medios de todo el mundo.
No creo que el problema sea la cantidad, pero tal vez sí la sobredimensión que se les da a veces a estas “noticias”, o la forma en que se tratan, dándolas a conocer como verdades absolutas. Quizás lo que hace falta es un estudio para ver cómo afectan estos datos a los lectores. Ja. No sé. Pero no me parece una tendencia muy sana para el periodismo.