Más duros, incisivos e injuriosos, los Subverso vuelven con su ritmo monótono y sus palabras punzantes. Si antes fueron Bachelet y los pacos, ahora le toca a don Francis. Esta vez la cruzada no será muy popular.