En estos días en que todos hablan del fin de los diarios en papel, viene bien reirse un poco de nosotros mismos.

Idea robada a mi amigo AEZ