Guido Girardi

Guido Girardi

Bastó con una nota breve en El Mercurio para que la indignación cundiera por todos lados: el honorable senador PPD Guido Girardi reclamó ante la subsecretaria de Carabineros porque le pasaron un parte por ir a 136 km/hora rumbo a Valparaíso. Con la madurez de un escolar acusete, el parlamentario alegó que pasó al lado el auto de un ministro y no le hicieron nada.

Al hecho ya impresentable, se sumó la sanción -que incluyó arresto- a los policías que no tomaron en cuenta la credencial del senador. La Estrella de Valparaíso “golpeó” con los detalles de la resolución policial y del episodio: “descendió de los asientos traseros del vehículo fiscalizado el senador Guido Girardi quien se acercó al cabo M.D.S. y le manifestó que no lo saludaba por ser mal educado y que llamaría al General por la actitud que mantuvo con su persona, respondiéndole el cabo 2º que estaba en su derecho, entregando posteriormente al conductor la boleta de citación al tribunal”. ¿Habrá concurrido ya el honorable?

La cosa se pone mejor cuando se argumenta por qué se sancionó a los dos policías con dos días de arresto “por haber quedado establecido que el día del 19 de noviembre no mantuvo la deferencia y cortesía, que en todo momento el personal de Carabineros debe otorgar a los parlamentarios, al haber tomado conocimiento que en dicho móvil se desplazaba el senador Girardi. Más aún, que éste bajó del móvil manifestándole su poca educación y falta de respeto a su alta investidura, considerando el hecho que el conductor del vehículo intentó facilitarle la credencial del referido senador y además el móvil poseía vidrios transparentes que permitían ver claramente al senador Girardi en su interior, situación que desvirtúa la declaración del cabo 2º M.D.S., al señalar que el vehículo mantenía vidrios polarizados”.

Por mentir, sobre el color de los vidrios, el pobre cabo MDS pagó con arresto. El paco se debe haber sentido abrumado con el abuso de poder del senador y trató de argumentar que no lo había visto.

Cosas como estas son el gen de la corrupción. Senadores sintiéndose que pueden estar al margen de la ley y policías de los que se espera que ignoren las faltas de las autoridades. Algo que en este proceso fue ratificado por tres poderosos: el senador, la subsecretaria Javiera Blanco que transmitió el reclamo y la cúpula de Carabineros que sancionó a los cabos.

Girardi debería saber el riesgo de ir a alta velocidad porque ya casi se mató una vez. En la misma ruta 68 recuerdo al menos 5 accidentes de parlamentarios por “volar” por la carretera.

Yo misma los he visto y he quedado impresionada, al punto de cometer yo misma una imprudencia: manejaba rumbo a una sesión del Senado en Valparaíso cuando un ministro de Ricardo Lagos pasó a mi lado a una velocidad increíble. Entonces apreté el acelerador a fondo para tratar de alcanzarlo y ver a cuánto iba, pero el auto -un Volkswagen Golf, creo que tenía 1.8 cc- no logró llegar ni cerca. No estoy orgullosa de mi maniobra, pero menos deberían estarlo las autoridades que cada semana ponen en riesgo a la gente que circula por la carretera a Valpo.