manos-escherYa comenté una vez que los estudios científicos dan para todo. Los medios los reproducen como verdades absolutas y muchas veces la gente los cree como tales, aunque sean inverosímiles. Es una tendencia agudizada por la sobrevaloración de las notas de tendencias en todos los diarios.

Esta vez me enteré que mis manos pequeñas, redondas y de dedos cortos, marcaron mi vida. Sí, porque quienes tienen dedos largos son quienes “toman mejores decisiones y no pierden la calma”. Por eso, dice La Tercera, el único requisito para ser buen operador financiero es nacer con las manos adecuadas. El secreto está en el largo del dedo anular. ¿Alguien le advirtió de aquello a los ejecutivos antes de reclutar a operadores de manos regordetas que hicieron colapsar el sistema financiero?

La nota, por su puesto, viene recubierta de un halo científico: “Según un estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (Pnas), el hecho es debido a que los individuos que tienen dedos más largos han sido expuestos a niveles más altos de testosterona durante su vida intra-uterina”.

La gran cantidad de temas de tendencia está armando debates hasta en Acción Familia, los ultra conservadores herederos de Fiducia. Los guardianes de la familia tradicional se espantaron con una nota de La Tercera que revela que los adolescentes no quieren que sus padres invadan su espacio en Facebook. Lea las extrañas conclusiones que sacan de este fenómeno en la sección “Decadencia de occidente” y ponga en práctica el enriquecedor test que proponen para las vacaciones.