Todos sabemos que el 13 es el canal del iglesia y que hay aguantar a los curas con sus sermones un par de veces al día. Al menos ya no está el el cura Hasbún. Aparte de eso y algunos publireportajes sobre la UC, el resto de la programación está plagada de capítulos de los Simpsons y de una teleserie con una niñita de 15, que se embarazó de quién sabe qué adolescente y que si no la dejan regalar la guagua amenaza con abortar. Es la guerra por el rating.

O era. Hasta que el lunes Iván Valenzuela y Soledad Onetto se tomaron el noticiario central inaugurando la opinología en horario prime. Asi, Teletrece dejó de ser el informativo más serio y equilibrado para asumir el brazo armado de la Iglesia católica. Ni siquiera estamos hablando del aborto de la adolescente irresponsable. No. Valenzuela se fue en la dura y dictaminó que el aborto terapéutico no existe y que es inconcebible una ley que lo autorice. Lo dijo mirando de frente a la cámara en actitud de comentarista gringo engreído. A su lado la Sole con un vestido cuasi festivalero.

Se me ocurrió anunciarlo en Facebook: “Me cambio de canal, Teletrece es Talibán y Valenzuela el Bin Laden del Opus Dei”. Me llovieron los comentarios. Cito a mi amigo Gonzalo: “Lo inaceptable de Tele13 no es que parta con un comentario editorial…Lo inaceptable es que desinforme en pos de esa linea editorial de manera tan flagrante: la nota sobre el aborto decía que Frei padre había instaurado el aborto terapéutico en 1967, y por tanto, daba a entender, este era un aprovechamiento político de su hijo. Pues bien, no es así: el aborto terapeutico (aborto consentido por dos medicos) existió en Chile desde 1931. Más terrorifico es cuando Valenzuela dice que “hoy la ciencia casi eliminó los casos donde hay que decidir entre la vida de la madre o la del niño”. Epic fail: han disminuido los casos conocidos, porque precisamente desde 1989 han aumentado los abortos clandestinos. Y sin embargo, aun así, todavía en Chile mueren madres por embarazos problematicos llevados hasta el final por una ley que las obliga.”

La Yenny decía que “parecían pinky y cerebro queriendo adoctrinar al mundo… insólito!” y Javier aportaba con el link a una entrevista de Valenzuela diciendo que “a confesión de partes…”

Los dejo con el video de la apertura del nuevo Teletrece (hay un segundo comentario editorial aún más duro después de una muy editorial nota sobre el tema, no pero tengo el video), a ver qué les parece: