udiCuando recién comenzaba la rabia popular por la colusión entre farmacias y laboratorios, uno de mis contactos de Facebook puso en su estado el siguiente link: http://www.udi.cl/?pagina=leer_mas&id=1457 Al verlo, varias personas que expresaron su descontento en el mismo espacio de Facebook. Pero tú, ¿hiciste click y te encontraste con una página en blanco? No te preocupes, no es un error.

Apenas 24 horas después de visitar la página, otro amigo me avisó que ya no existía. La UDI la había bajado. Según pude constatar luego, varios se dieron cuenta, como El Francotirador y El Blog de La República. Al principio Google lo guardó en caché, que es una suerte de memoria que archiva una imagen de las páginas un tiempo después de que éstas desaparecen. Hoy ni siquiera se puede ver ahí. No sé qué pasó, pero según leí en internet, es fácil solicitar a Google que borre un caché.

Aunque no recordé a mi amigo que me dice que hay que hacer un pantallazo de todo, otro amigo fue más sabio que yo y guardó el contenido para que se mantenga imborrable. Les dejo aquí el PDF, que con harto zoom permite leer lo que la UDI Popular quiso borrar.

Se trata de declaraciones de la senadora Evelyn Matthei y del diputado Juan Lobos, quienes en junio del año pasado hicieron una conferencia de prensa denunciando una campaña de desprestigio contra las farmacias por parte del senador Guido Girardi y del gobierno, a través de la subsecretaria de Salud, Jeanette Vega, y de la Central Nacional de Abastecimiento (Cenabast). Los acusados habían dado a conocer que las farmacias habían subido sus precios y estaban vendiendo hasta 10 veces más caros los remedios invernales que el precio con el cual los laboratorios entregaban los medicamentos a la Cenabast, lo que atribuían a colusión de las cadenas farmacéuticas.

Según los parlamentarios UDI, no existía tal alza y la comparación era incorrecta, pues se hacía en base a medicamentos genéricos, que no son iguales a los de marca. Debo decir que concuerdo en este punto, pues el el año pasado escríbí un reportaje que mostraba las diferencias de calidad entre medicamentos supuestamente equivalentes. La tabla de la denuncia original de Girardi es bastante confusa, pero me parece entender que aún entre productos idénticos hay diferencias impresionantes (ver planilla excel con la denuncia original).

Durante el mismo reporteo me topé con la relación Cenabast-laboratorios y según recuerdo, los privados no sólo reconocían que vendían al Estado a precios mucho menores, sino que incluso tenían una explicación técnica para la gran diferencia. Pero, ¿10 veces menos? Según confesó Ahumada, sí se coludía para subir los precios, por lo tanto queda claro que parte de la responsabilidad sí era de las farmacias. Además la colusión era con los laboratorios, lo cual anula las explicaciones técnicas.

En entrevista con radio ADN, la senadora Matthei fue cautelosa la semana pasada y aclaró que no le consta que haya habido colusión entre las farmacias, aunque lo consideraría grave. Además ratificó las declaraciones que ahora borró la UDI en su sitio web, diciendo que hubo una “campaña del terror” contra las farmacias. Según La Segunda, dijo tener las boletas que demostraban que éstas vendían más barato que la Cenabast.

El diputado Lobos, en cambio, se ha transformado en uno de los más frontales críticos de las mismas farmacias que según él no habían subido sus precios, calificando ahora la colusión de “asalto” y cuestionando al gobierno por llegar a un acuerdo con Ahumada en vez de sancionar a la compañia más severamente.

El debate del año pasado tiene aristas más complejas que la colusión entre las cadenas de farmacias. Lo que no entiendo es por qué dos parlamentarios asumieron entonces de abogados de empresas que tienen las herramientas para defenderse solas y ahora uno se da vuelta la chaqueta sin más explicaciones. En esa ocasión, en vez de atacar a las compañías que subían sus precios, las defendían y atacaban al gobierno. Es cierto que el diputado Lobos criticaba a los laboratorios por hacer un diferencia entre la venta a farmacias y a la Cenabast, pero Matthei decía que ¡la Cenabast debía pagar más caro por los remedios que entrega a los hospitales si quería venderle al público! O sea, no hacerle competencia a las farmacias.

En todo caso lo más impresentable es la actitud de la UDI, que creyendo que la gente (e internet) no tiene memoria, trata de pasarle gato por liebre a la ciudadanía. Si uno visita hoy el sitio web de los gremialistas, hasta creería que son los adalides de los ciudadanos y no de las farmacias.