misil

El sábado los dos principales diarios chilenos informaron del viaje de la presidenta Michelle Bachelet, pero al leerlos parecía que hubieran estado en países distinto.

Mientras la portada de La Tercera destacaba la irritación del gobierno con la empresa de armamentos EADS por haber anunciado supuestas compras hechas por Chile. Si bien la adquisición de helicópteros y aviones eran conocidos para quienes siguen los temas de defensa, la inclusión de misiles Exocet estaba fuera de libreto. El gobierno negó que fuese cierto. De acuerdo a La Tercera, “altas autoridades” negaron la compra y la comitiva sufrió “impacto” por el “grave desliz”. Por la forma en que estaba relatado, parecía que había sido un hecho público acontecido durante la visita a Toulouse.

La versión de El Mercurio estaba fechada en París y era toda nice. El titular principal anunciaba visita de Sarkozy y sólo consignaba en el último párrafo la visita a EADS. ¿El corresponsal no habrá viajado a Toulouse con el resto de la comitiva?

La respuesta llegó al día siguiente en el mismo periódico:

“Tensos ante los dichos del presidente de la compañía, miembros de la comitiva se acercaron a los medios de prensa para explicar que eso no estaba contemplado y que la exposición había sido “muy delicada” en términos de defensa, por lo que se pidió guardar reserva, algo que no fue acogido por todos los medios”.

Si no era cierto el anuncio, ¿por qué es tan “delicado”? ¿No era mejor desmentir y listo? Nunca había visto un tratamiento de este tipo en democracia, en que las autoridades chilenas intentan -y casi logran- acallar un hecho público. ¿Tan sensible creen también que es el tema los medios que cubrieron el evento y no publicaron? ¿Fueron ellos responsables e irresponsable La Tercera o es al revés?

Como sea, fue un desatino comunicacional del gobierno tratar de tapar el sol con un dedo. Sobre todo después de que por años las autoridades se han llenado la boca con la transparencia en las compras de defensa. ¿Por qué la presidenta visita una empresa de armamentos? A mí me parece una mala idea en cualquier circunstancia. Ok, está el satélite, pero si estiman que la relación con los países vecinos está tan delicada como sugieren los últimos actos del gobierno, era mejor abstenerse de provocar.